Dos franciscanos en Alcalá: San Diego y Cisneros

13 de noviembre: pocos días después de inaugurarse en Alcalá de Henares el “Año Cisneros” celebramos en la Catedral Magistral la Fiesta de San Diego de Alcalá, otro ilustre franciscano

Como cada 13 de noviembre, mañana será expuesto a la veneración de los fieles el cuerpo de San Diego, fraile franciscano nacido en San Nicolás del Puerto en torno a 1400 y fallecido en Alcalá de Henares el 12 de noviembre de 1463. San Diego vivió sus últimos años en el Monasterio de Santa María de Jesús, fundado por el arzobispo Carrillo de Acuña, junto al cual pondría unos años más tarde el cardenal Cisneros la primera piedra de su Universidad. La fama de San Diego sería sin duda conocida por Cisneros ya desde los primeros años de su vida, pero hay que recordar, además, que fue en el Studium generale de este convento de Alcalá de Henares donde el joven Cisneros cursó sus primeras letras.

Se da también la circunstancia de que Cisneros, entrado ya en religión, visitó este Monasterio en 1495, recién elegido Vicario Provincial de los Franciscanos de Castilla. Así lo recoge Fray Diego Alvarez, en su obra Memorial ilustre de los famosos hijos del Real, Grave y Religioso Convento de Santa María de Jesús (vulgo San Diego de Alcalá), publicado en 1753 en nuestra ciudad: “Mereció este Convento la dicha de que abriese la Visita por él el Provincial Cisneros, como venturosa estrena de su glorioso gobierno”. La noticia está recogida de Quintanilla, quien en 1653 había escrito ya en su Archetypo de Virtudes: “La primera Casa que entró a visitar fue la de Alcalá de Henares”. Además, fue aquí donde “Fray Juan de Marquina, que era Guardián, le dio por Compañero y Secretario a el P. Fr. Francisco Ruiz, conocido después en toda España”.

Así, Alcalá de Henares recuerda en fechas muy próximas a dos ilustres franciscanos: un santo, San Diego, y un venerable siervo de Dios, Fray Francisco Ximénez de Cisneros.