fondo-iglesia-magistral

Iglesia Magistral

Breve historia de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares

La historia de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares hunde sus raíces en los comienzos del siglo IV, cuando dos niños hispano-romanos, Justo y Pastor, fueron decapitados por orden de Daciano, pretor encargado de aplicar en España el edicto de persecución del emperador Diocleciano. En el siglo V el obispo toledano Asturio mandó edificar sobre el lugar de su sepultura, en el llamado “campo laudable”, un primitivo lugar de culto, un “martyrium”, del que recientemente se han encontrado evidencias arqueológicas. En los siglos siguientes se sucedieron las edificaciones religiosas sobre el lugar que custodiaba la memoria y los restos de los Santos Niños Justo y Pastor. La iglesia del arzobispo Jiménez de Rada y la Colegiata del arzobispo Carrillo de Acuña son los precedentes del nuevo templo mandado edificar por el cardenal Cisneros a finales del siglo XV.

En 1515, según afirma el biógrafo de Cisneros fray Pedro Quintanilla, parecía estar acabada toda la fábrica de la Iglesia Magistral de Alcalá, con claustro, sacristía, capítulo, retablo, coro, sillas, vidrieras y rejas. Aunque después de esta fecha continuaron otros trabajos, como la torre, en 2015 la Catedral Magistral de Alcalá de Henares ha podido celebrar los quinientos años de existencia tal como la conocemos en la actualidad. Gracias a la colaboración de la Dirección General de Bellas Artes y a la Institución de Estudios Complutenses la diócesis de Alcalá ha organizado una exposición que, ubicada en el claustro catedralicio, recorre los orígenes y la evolución del templo cisneriano, centrándose de manera especial en la memoria gráfica documentada en fotografías, pinturas y grabados de finales del siglo XIX y primeras décadas del XX, antes del incendio y saqueo producido en los primeros días de la Guerra Civil española. A través de paneles, cuadros, libros, vídeos y otros recursos arqueológicos y artísticos la exposición revela una Magistral desconocida para la mayoría de los visitantes e incluso para muchos habitantes de Alcalá.

En este Año Cisneros 2017, que hace memoria de la muerte del gran cardenal de España, esta muestra es una excelente ocasión para hacer un viaje en el tiempo y sorprenderse por la riqueza, la belleza y la calidad artística de un templo que sigue siendo referencia cultural y eclesial en la Comunidad de Madrid y en toda España.