Reforma religiosa

Cisneros y la acción reformadora de los Reyes Católicos

Cisneros fue un excelente colaborador de los Reyes Católicos en la gran obra de la reforma religiosa en España. Tras su adhesión al movimiento espiritual de la estricta observancia tuvo ocasión de promover la reforma de la orden franciscana y desde su ascenso a la mitra toledana pudo también trabajar por la reforma del clero diocesano y de otras órdenes religiosas y monásticas.

El historiador franciscano José García Oro ha estudiado concienzudamente la labor reformadora de los Reyes Católicos en la segunda mitad del siglo XV y ha señalado la centralidad de la figura de Cisneros en el ámbito de la reforma de la Iglesia: “Sólo personalidades señeras, como Francisco Jiménez de Cisneros, descubierto a tiempo por la intuición de la Reina Isabel, reunían en su persona esta doble fidelidad al pasado y al presente y estuvieron en condiciones de realizar obras y empresas de gran futuro en el campo de la reforma eclesiástica”.

Y es que las mejores cabezas y los mejores corazones de la Iglesia clamaban desde hacía años por una reforma profunda de las costumbres y de las instituciones eclesiásticas, comenzando por Roma. Lo expresa sintéticamente la expresión “reformatio in capite et in membris”.