Restaurado el cuadro de Cisneros del Monasterio de San Juan de la Penitencia de Alcalá

Podrá verse en el Museo de la Catedral de Alcalá de Henares hasta el 24 de junio

Con ocasión del V Centenario de la muerte del Cardenal Cisneros el Obispado de Alcalá solicitó a la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid la restauración de un gran cuadro (de 248 x 187 cm. con marco) conservado en el Monasterio de Clarisas de San Juan de la Penitencia, en Alcalá de Henares, fundado por Cisneros.

El lienzo, de autor desconocido, representa a Cisneros de pie, calzado con las sandalias de la observancia, con el sayal y cordón franciscanos, revestido de la muceta cardenalicia, con la cabeza tonsurada, sosteniendo en la mano derecha el bastón de mando (semejante al bastón nazarí conservado en el pequeño museo del monasterio de San Juan de la Penitencia) y un crucifijo de gran tamaño en la mano izquierda. El rostro de Cisneros, de perfil, sigue el canon inaugurado por el famoso relieve de Felipe Bigarny.

En la parte superior aparecen varios ángeles. El de la izquierda sostiene una corona y una bandera o estandarte con el escudo de Cisneros, los dos cisnes que hacen alusión a su apellido y las borlas de arzobispo.

Los dos ángeles de la derecha sostienen una palma y una cartela donde puede leerse (aunque faltan algunas letras): AFRICANORVM TERROR ET RELIGIONIS CATHOLICAE PROPVGNATOR, es decir, “terror de los africanos” –en alusión a la conquista de Orán– “y defensor de la religión católica”.

En lo alto del cuadro aparece un resplandor, como un inicio de rompimiento de gloria. En la parte inferior derecha aparece el propio Cisneros, acompañado de tres frailes franciscanos, a las puertas de un convento donde es recibido por varias religiosas. Sin duda es una referencia a la labor reformadora de Cisneros, pero algunos autores sugieren que podría tratarse del propio Monasterio de San Juan de la Penitencia de Alcalá de Henares.

La escena del cuadro reproduce, con variaciones, un modelo frecuente en la segunda mitad del siglo XVII, sobre todo a partir de los célebres grabados contenidos en el Archetypo de virtudes (Palermo, 1653) y la obra Oranum Ximenii virtute catholicum seu De Africano bello (Roma, 1658) de Fray Pedro de Aranda Quintanilla y Mendoza (ver grabados al final de la noticia).

Pero en nuestro caso Cisneros no se encuentra ante un grupo de moros, a los que evangeliza crucifijo en mano y a los que está a punto de bautizar, con el hisopo que sostiene la mano derecha, como en el primero de los grabados. Ni tampoco aparece representada la conquista de Orán, como en el segundo de los grabados, que sin duda constituye la inspiración de nuestro cuadro.

El cuadro podrá verse en el Museo de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares hasta el 24 de junio, fiesta de San Juan Bautista, en que regresará al Monasterio de San Juan de la Penitencia.

Con esta obra recién restaurada la ciudad de Alcalá de Henares recupera un elemento más de su rica iconografía cisneriana.

***

Grabado del Archetypo de virtudes (1653) de Quintanilla:

grabado-cisneros-quintanilla-web


Grabado de Dominique Barrière, de la obra Oranum Ximenii virtute catholicum seu De Africano bello, in Tremezenii regno sub servi Dei Francisci Ximenii de Cisneros (1658) de Quintanilla:

quintanilla-cisneros-1658