Vídeo sobre la restauración de la Custodia de Toledo encargada a Arfe por Cisneros

La célebre Custodia de la Catedral de Toledo, restaurada en 2016, ha vuelto a salir en la Procesión del Corpus 

Un año más la Custodia procesional de Isabel la Católica y de Enrique de Arfe ha recorrido las calles de Toledo llevando la presencia del Santísimo en la solemnidad del Corpus Christi. Recordemos que la Custodia de Arfe se guarda en la sala del Tesoro de la Catedral de Toledo. La reina Isabel la Católica había mandado hacer una custodia con el primer oro que trajera Cristóbal Colón de América; confió el encargo, según parece, al artífice barcelonés Almarique, que empleó en su obra 17 kilos del rico metal. Al morir Isabel, el canónigo toledano Alvez Pérez de Montemayor, por orden del cardenal Cisneros, compró esta custodia de la testamentaría regia.

Fue también el cardenal Cisneros quien ordenó al canónigo López de Ayala que encargase proyectos o «trazas», como se decía entonces, a Diego Copín de Holanda, Juan de Borgoña y Enrique de Arfe. Meses después, el mismo Cisneros aprobaba el modelo que presentó Arfe, tallado en madera. Por desgracia, la muerte le sobrevino antes de poder ver terminada la espléndida obra.

La custodia presenta en su conjunto el aspecto de una maravillosa torre gótica de líneas vibrantes, cuajada de agujas, pináculos y pequeñas estatuillas bajo doseletes. Magnífica réplica de ella es la talla en madera que se muestra en el centro del retablo de la Capilla Mayor de la Catedral, pieza realmente singular y de inestimable valor.

Ofrecemos el breve vídeo –11 minutos– que da cuenta del proceso de restauración y conservación, realizadas por Arte Granda, bajo la dirección técnica del IPCE: